Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
IGLESIA CRISTIANA DE RESTAURACION SUBA

LA PUNTUALIDAD

23 Agosto 2011 , Escrito por Pastores: Jorge y Amparo

La puntualidad: 

“La puntualidad es cortesía de reyes, deber de caballeros y costumbre de personas educadas” (Anónimo).

Ser puntual es parte del testimonio que nosotros como ministros debemos adoptar.

Cada vez que lo hacemos, motivamos a otros, pero cada vez que  lo descuidamos y dejamos de aplicarlo, en ese preciso momento ensombrecemos nuestro testimonio, compromiso y respeto por los demás.

La puntualidad es básicamente la buena administración del tiempo. Si lo aprovechamos bien nos irá de la manera como Dios lo había planeado, si no lo utilizamos adecuadamente, poco a poco se nos irá saliendo las cosas de nuestras manos y del propósito de Dios. El apóstol Pablo expresó lo siguiente: Aprovechando al máximo cada momento oportuno,  porque los días son malos”. Efesios 5.16.

La verdad es que si queremos las cosas a tiempo debemos esforzarnos por: llegar a tiempo, servir a tiempo y trabajar a tiempo. De otra manera no tendremos autoridad para exigir puntualidad, ni mucho menos para corregir este mal hábito.

 

La pregunta en este punto es:  ¿Por qué no queremos concientizarnos de lo importante que es empezar a corregir ciertas costumbres  que nos están desgreñando la imagen y de paso trasquilando la autoridad.

En ningún momento de la vida humana Dios hizo el tiempo para que le sirvamos y nos convirtamos en esclavos de él, todo lo contrario Dios nos dio el tiempo para ponerlo a disposición del hombre.  En un momento de la historia se dijo: “ Las horas están hechas para el hombre, y no el hombre para las horas” ( F. Rabelais).   De Tal manera que tenemos la responsabilidad de administrar de  forma objetiva,  la bendición de contar con ese maravilloso regalo, el tiempo.

Organicemos mejor el tiempo que Dios nos ha concedido. No podemos caer en el error de poner el tiempo como obstáculo de lo que debemos hacer a tiempo.  Lo digo porque en muchas ocasiones terminamos culpando al tiempo, cuando no alcanzamos a realizar determinadas tareas.  Lo que generalmente no comprendemos, es, que cada vez que nos quejamos del tiempo, terminamos enviando un mensaje de inconformidad a Dios, y este concepto suena fatal frente al que nos ha enriquecido con lo mejor, el tiempo.

Cuando Dios estableció a Adán y a Eva sobre el huerto El le dio dominio sobre la creación, y en el contexto de la bendición lo responsabilizó de la administración de lo creado. ( Génesis 1.28)  La gran pregunta aquí es: ¿Estamos cumpliendo y sirviéndonos de lo que Dios nos dejo? ¡Con Cristo podemos…!  Pr: Jorge Osorio C.

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post